Hackear. Hoy en día una de las preocupaciones más comunes es ser víctimas de un malware que pueda tomar el control de nuestro teléfono. En otras palabras, que nos puedan hackear.

Un simple click en un enlace aparentemente inofensivo, puede producirnos auténticos dolores de cabeza. Podemos ser víctimas de multitud de ataques aprovechando nuestro desconocimiento.

Pero de la misma forma, con unas sencillas pautas, podemos garantizar un mínimo de seguridad.

Pese a que muchos hackers trabajan por tu seguridad buscando lagunas en la seguridad de tus dispositivos, aplicaciones y programas en general, otros muchos, mal llamados hackers (ya que en realidad se denominan crackers), que tratan de robar información y lucrarse con ella con métodos como la extorsión, el chantaje o simplemente el tráfico de dicha información.

Primero debemos tener claro que la seguridad al 100% no existe. Pero al igual que cierras la puerta de tu casa con llave, no debemos tentar a la suerte dejando nuestros datos digitales sin un mínimo de seguridad.

Principales pautas para evitar que nos puedan hackear:

Es muy importante tener actualizado nuestro sistema operativo y nuestras aplicaciones. Muchos malwares intentarán infectarte aprovechando antiguas vulnerabilidades que seguramente no tendrías si tu móvil esta actualizado.

  • Para actualizar tu sistema operativo, simplemente haz click en Ajustes  –> información del teléfono –> actualización del sistema.
  • Para actualizar tus aplicaciones, entra en tu aplicación “Play Store”, –> haz click sobre el menú desplegable en la esquina superior izquierda –> Mis aplicaciones y juegos.

Aunque suene evidente, un buen antivirus de confianza puede ayudarnos a reforzar nuestra seguridad, ejecutar análisis y evitar intrusiones indeseadas. Puedes descargarlo desde tu aplicación “Play Store”.

Cambia las contraseñas asociadas a tu móvil de forma periódica. Intenta que tengan un mínimo de seguridad y no uses los clásicos “123456”, “qwerty” o tu fecha de nacimiento. Un consejo es usar frases inconexas que sólo tengan sentido para ti. Por ejemplo “PerroToby53CocheAudiA6”. Ni siquiera esto asegura al 100% que no te puedan hackear tus contraseñas. Por ello recomendamos cambiarla periódicamente.

¿Cómo puedo saber si ya me han hackeado?

Una evidencia muy común de que tu teléfono lo han podido hackear, es la excesiva cantidad de ventanas emergentes (pop Ups) que pueden aparecer.

También debemos revisar nuestro consumo de datos móviles en nuestras aplicaciones. Esto podria darnos alguna pista de alguna actividad fuera de lo común. Esta acción es realmente sencilla.

  • Desde Ajustes
  • Vamos a la sección de “Uso de datos móviles”
  • Revisamos el gasto de datos de cada aplicación en el listado de aplicaciones que nos aprarece.

Por otro lado, aplicaciones aparentemente inofensivas como una simple linterna, pueden estar recopilando mucha información sobre nosotros y consumiendo excesiva batería. Por ejemplo, una aplicación de “linterna”, no tiene por qué saber nuestra geolocalización, realizar fotografías, grabar sonido, consultar tus contactos etc. Para comprobar esto seguiremos dos sencillos pasos:

  • En Ajustes –> Batería, comprobaremos el consumo de cada aplicación y si sospechamos de alguna por su alto consumo, realizaremos el siguiente paso.
  • En Ajustes –> Aplicaciones, buscaremos nuestra aplicación sospechosa, clickamos sobre ella, y en la parte inferior podremos ver los permisos que tiene dicha aplicación.

Por último, el paso más obvio pero no menos importante para evitar que nos puedan hackear, será realizar un análisis con un antivirus con buena reputación que podemos descargar desde la aplicación Play Store.

¿Qué puedo hacer si mi móvil ha sido hackeado?

Si el daño ya está hecho y crees que te han podido hackear, seguiremos los siguientes pasos:

  • Actualizar el sistema operativo desde Ajustes –> información del teléfono –> actualización del sistema.
  • Ejecutar un análisis con nuestro antivirus de confianza.
  • Deinstalar cualquier aplicación sospechosa desde Ajustes –> aplicaciones –> clickamos en la aplicación que queramos desinstalar y posteriormente en desinstalar.
  • Aunque nos parezca un trabajo un poco tedioso, también debemos cambiar las contraseñas vinculadas al móvil.

Si estos pasos no dan resultado, tendremos que llevar a cabo procedimientos más agresivos como una restauración del sistema, un “hard reset” o ya en los peores casos volver a “flashear” el sistema.